Voy a contar cómo empezó todo esto y cómo hago para ayudar a los que quieren formar parte del Cuerpo de la Guardia Civil.

Casi al final de los 90 y después de haber probado con un par de temarios, me decidí a hacer el mío propio.

Estuve buscando en bibliotecas, libros de colegio, apuntes, otros temarios y el poco internet que había por entonces.

Así hice mi propio temario. Un temario corto, sin tecnicismos ni explicaciones innecesarias.

Subrayé y puse en negrita lo importante. Y fui seleccionado lo que creía que realmente valía la pena estudiar y lo que no.

En 1999 me presenté con ese temario y, aunque no lo tenía totalmente terminado, logré aprobar la oposición por “libre”. Una oposición en la que se necesitaron un mínimo de 101 puntos.

Terminé el temario y, años más tarde, decidí impartirlo, confiado en el resultado obtenido.

El resultado fue estupendo. Muchos son ya los que, usando mi temario, son miembros del Cuerpo.

Es un temario “corto”. Los temas oscilan entre las 2 y las 8 páginas. Con una media de 5. Simples hojas A4 con letra Times New Roman del 12.

En la mayoría de los temas se ha incluido un resumen. En algunos, un anexo.

En ellos se intenta no explicar cosas innecesarias, cosas que no te pide la propia oposición. Se trata de reunir conceptos y resúmenes apropiados a un examen tipo test.

Y lo más importante. Sinceridad. Sinceridad a la hora de impartirlo y de tratar con todos los que se acercan en su intento de ser Guardias Civiles.

Y por supuesto, total atención desde el momento que me conocen.

Se completa el temario con dos tomos de test; Teoría y test de ortografía y un tomo de idioma de regalo.